El apresurado optimismo inmobiliario

En las últimas semanas hemos notado con cierta perplejidad que algunos propietarios, luego de recibir ofertas cercanas al precio aspirado, en vez de contraofertar, deciden intempestivamente rechazarlas y devolver el inmueble al mercado, eso sí, con un incremento de 150 a 200% sobre el precio originalmente aspirado, “porque las cosas van a cambiar ya y todos los inmuebles se van a revalorizar ”

Sabemos que hay una ola de optimismo sí, para algunos justificada, para otros no tanto. Pero ello no puede privar sobre sentido común y premisas comprobadas.

El camino para alcanzar un mercado inmobiliario sano todavía se vislumbra muy inestable y bastante largo.
Se requiere de un marco legal completo que garantice la tranquilidad jurídica para el inversionista nacional e internacional y la creación de instancias que velen por su cumplimiento; se requiere de servicios básicos confiables y una mejora en la seguridad de tránsito y la seguridad personal. Condominios organizados y solventes que mantengan los inmuebles impecables, asociaciones de vecinos que tengan lazos sólidos con sus alcaldías. Transporte público que sirva puntualmente la totalidad de rutas urbanas y muchas, muchas ganas de sacrificarse, construir y trabajar.

Ya quisiéramos que el mercado inmobiliario fuese tan sensible como la bolsa de valores y reaccionara de modo inmediato a una perspectiva de mejora y cambio. Pero todos sabemos que ese no es el caso…

Es urgente que los corredores profesionales podamos ayudar a nuestros clientes a leer correctamente la situación, logremos acompañarlos a establecer precios acordes con la realidad y de ser necesario, los animemos a sacar temporalmente los inmuebles del mercado antes de dejarlos languidecer en él a un precio equivocado, cosa que solo traerá como consecuencia un año más de limbo inmobiliario.

Gabriella Natale
©2019 Radar Inmobiliario Caracas, Venezuela

About the author: admin

Leave a Reply

Your email address will not be published.