La realidad del mercado de alquileres en Miami

Tengo un inversionista que está comprando apartamentos de clase media para alquilar en varias áreas de Miami. Cada vez que se decide a poner una oferta, invariablemente encuentra que tiene vasta competencia de otros compradores que también se han percatado de que el mercado pide apartamentos de alquiler a precios ‘razonables’. Esto se traduce que las rentas estén en consonancia con la media de sueldo del condado, que no rebasa los$ 42,000 al año.

El sábado pasado estábamos hablando con la administradora de una de las propiedades a la venta, Lissett Moran, que nos decía que ella no tiene ni siquiera tiempo de pintar las unidades, entre un inquilino y otro, dada la demanda tan impresionante que existe.

“La gente me dice, no te preocupes, yo lo pinto, porque están locos por entrar. Yo he visto tanta demanda que el dueño del apartamento se puede dar el lujo de subir el alquiler y la gente está dispuesto a pagarlo. Lo que hacen es unirse la familia, el esposo, la esposa, los suegros, el hijo, que ya trabaja, y entre todos pueden alquilar esas propiedades. Una casa de tres cuartos y un baño no te baja de los $2,000 hoy en día.”

La razón de la enorme demanda de alquileres es diversa. Mucha gente después de la crisis inmobiliaria del 2008 se han quedado con miedo de comprar ya que fueron alentados por los bancos a hacerlo, pensando que su inversión sin duda escalaria en valor y se llevaron tremendo chasco cuando el mercado se vino abajo. El pensar otra vez en comprar, les hace flaquear las piernas y han llegado a apreciar la movilidad y comodidad de alquilar, exentos de responsabilidades. Otros muchos no califican para un préstamo bancario y si califican no encuentran vivienda en su margen de precio.

“Las propiedades están muy altas en Miami y la gente sigue inventando para cómpralas pero en este viaje la gente no puede inventar con mentiras, tienen que inventar con pruebas y ¿como son las pruebas?, que si el primo, que si la mama que si el papa, otros familiares y así consiguen una serie de incomes para poder comprar” explica Moran.

Poniéndose ella misma como ejemplo, la madre de cuatro, nos dice que cuando fue al banco, calificó para una propiedad $150,000. Se cansó de buscar seis meses, pero no encontró nada en Miami y decidió bajar a Homestead. Allí encontró una casa por $145,000 de tres cuartos y dos baños perfecta para su familia.

“Estoy súper contenta porque pude comprarme algo que yo podía calificar. En Homestead puedes conseguir algo a precio económico y la calidad es súper espectacular. Lo único malo es la distancia pero allí hay muchas propiedades de un valor de $250,000 que son bellísimas. Esa misma propiedad tú la compras en Miami o en la Pequeña Habana y te sale en medio millón de dólares”.

Últimamente el sur del condado está viendo un auge considerable y hay promotores que construyen y venden a unas velocidades cósmicas.

Sin embargo, hay gente que le da pereza irse a vivir tan lejos y optan por alquilar. Sin embargo el pronóstico es que el mercado de las rentas continuará subiendo dejando a muchos entre la espada y la pared. En el 2016 las rentas subieron 7% a pesar de que salieron unidades nuevas al mercado. Todo parece indicar que esta tendencia continuará.

Fuente: elnuevoherald

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *